Nuestra empresa

Misión

Llevar a los hogares de todos los Argentinos nuestros articulos de limpieza e higiene personal a una relación precio-calidad inigualable, superando sus expectativas y generando relaciones a largo plazo.

Visión

Nuestra visión se proyecta en seis lineamientos: Ser el proveedor preferido por nuestros clientes amigos. Una empresa con marcas líderes. Innovación constante. Financieramente sólida. Un extraordinario lugar para trabajar. Aportar a la sociedad mediante acciones de RSE.

Valores

1 - Integridad.
2 - Calidad.
3 - Responsabilidad.
4 - Liderazgo.

La Historia

Comenzó a funcionar poco más de un mes antes del inicio de la Primera Guerra Mundial, en Europa, que involucró a las grandes potencias del planeta. Argentina era entonces, y no dejó de serlo, un país basado en el sistema económico agroexportador. En Tucumán, la producción azucarera avanzaba como un sector fuerte y en ese año lograba revertir una tendencia en baja, al lograr una sobreoferta de azúcar. El 20 de junio de 1914, la fábrica de jabón “La Mariposa” inició su historia en el proceso industrial tucumano, un camino marcado por épocas de vacas gordas y crisis, gobiernos de derecha y de izquierda. Y nuevos desafíos marcan a la empresa 100 años después.

“Mi abuelo fundó la empresa en 1914, tras emigrar de España. Tuvo cinco hijos y todos ellos fueron socios luego. Mi padre (Rafael Manuel Rodríguez) fue el menor de los hermanos, y a los 14 años era gerente. A esa edad ya le gustaban los números”, describió César Rodríguez Prados, presidente actual de la firma. La planta fue chica e incipiente en sus inicios y en todos sus años mantuvo la misma política empresarial, que condicionó su crecimiento. “Quizás por eso no seamos una gran compañía hoy. Siempre hemos tenido compromiso con la sociedad y con los puestos de trabajo. Muchas veces cometimos errores y es por eso que seguimos siendo una pequeña empresa. Pero fueron errores dentro de nuestras convicciones: una empresa que no despide gente y que ha priorizado no presentarse en convocatoria de acreedores. En los ’90 no quedó ninguna PyME en Tucumán (funcionando)”, enfatizó el ejecutivo. La empresa se encuentra en la actualidad entre los promedios más altos de personal en la provincia.

Francis, como lo llamaban, recordó las anécdotas que lo vincularon a su padre y a la compañía. Y son las mismas que le relata a su hijo, Facundo, quien representa a la nueva generación. “En 1906, el predio donde funciona la planta fue una finca que había alquilado mi abuelo y que luego compró en 1910. La actividad industrial había comenzado en una finca de citrus, de cerca de 30 hectáreas. Se trató de un sector conocido como la zona baja de Tucumán, cercana a la avenida Sarmiento. Posteriormente se vendieron algunos terrenos y la fábrica quedó encerrada en medio de la ciudad”.

Otro momento de la historia marcada por Rodríguez Prados ocurrió en 1965, cuando en Tucumán había 14 fábricas de jabones. En 1969, la firma dio el primer paso tecnológico de trascendencia al importar su primera máquina de jabón de lavar italiana. “En 1972 quedamos solos en el negocio porque el que no compraba esa herramienta de trabajo no podía seguir en actividad”.

La empresa tuvo saltos, pero también caídas que obligaron a desprenderse de parte de su patrimonio en tiempo de crisis. “Hemos vendido bienes para poder recuperarnos. Tuvimos momentos muy buenos que nos permitieron incorporar tecnología y, además, gobiernos que apoyaron a la industria nacional, pero otras administraciones que liberaron el mercado de las importaciones”.

Hubo cambio de nombre también. La compañía fue una sociedad de responsabilidad limitada (SRL) y llevó el nombre de “Rodríguez Hermanos y Fernández” S.R.L., por una cuestión familiar. Pero en 1962 pasó a llamarse “La Mariposa” Sociedad Anónima (SA). “En realidad, íbamos a nombrarla ‘El Paraíso SA, como era conocida entonces. Pero nos decidimos por el primer nombre porque era la marca del jabón insignia”.

Fue siempre una empresa que echó raíces en el interior del país y su mercado ha sido el norte grande. Hoy, se encuentra en el “punto máximo de producción” y su negocio se expandió a través de acuerdos con grandes organizaciones comerciales. “Elaboramos productos para las marcas Carrefour, Walmart, y otras cadenas de supermercados del país”.

“Nunca tuvimos esa frialdad de la corporación empresarial. Mi padre fue un gran empresario y comía con los obreros. Por ejemplo, el que se portaba mal (por el trabajador), recibía un reto, aunque no era despedido. El factor humano prevaleció sobre el concepto de estructura”.

En los últimos años, el cambio llegó a “La Mariposa”: hubo incorporación de personal y un incremento del volumen de elaboración y con mayor valor agregado (fabricación de jabón tocador), a partir de la incorporación de otra máquina de última generación. “La idea es seguir hacia una producción ambiental y a otras variedades, como los segmentos antiséptico, de glicerina y para bebés”.

Mejora Constante

Brindar cada día mayor satisfacción al consumidor, superando nuestros propios estándares de relación CALIDAD - PRECIO - SERVICIO.

Ofrecer a nuestros empleados las herramientas para desarrollarse personal y profesionalmente dentro de un ámbito de respeto y calidez humana.

Construir con nuestros proveedores relaciones firmes y duraderas basadas en la confianza y la experiencia.

Trabajar arduamente para lograr los objetivos comerciales y optimizar el rendimiento sobre la inversión de los Accionistas.

Aportar a la Comunidad nuestro esfuerzo permanente de agregar valor social y sostener nuestro compromiso con el Medio Ambiente.